EXPOSICIONES PASADAS

El Museo Peregrino

Desde el 23/10/2008 hasta el 21/12/2008 Cultura
El Museo Peregrino

Exposición formada por una cuidada selección de obras del artista Cristóbal Gabarrón, que hasta hace un año formaban parte de la colección permanente del museo en la Fundación Casa Pintada de Mula, Murcia.

Cristóbal Gabarrón uno de los creadores más representativos de la últimas generaciones de artistas españoles presenta una colección  de pinturas, esculturas obra gráfica y cerámica. Humanista ante todo, con un estilo único basado en la abstracción y en el informalismo.


Cristóbal Gabarrón se erige como uno de los artistas internacionales de mayor repercusión en el panorama actual del arte contemporáneo. La obra escultórica de Cristóbal Gabarrón, normalmente en hierro o en fibra de vidrio reforzada en su estructura y policromada se refiere a la condición humana, tanto a la morfología de la misma como a la plasmación de sus sentimientos. Su obra en tres dimensiones está íntimamente ligada a su obra pictórica y a sus intervenciones en espacios arquitectónicos y espacios públicos. Su pintura ha invadido espacios urbanos como iglesias como cascos de veleros de competición. Su obra gráfica está distribuida internacionalmente. Gabarrón está presente con su Fundación tanto en Valladolid como en Nueva York y Mula.

En sus cuadros expone una reflexión transmitida con tal intensidad, no sólo como un instrumento de comunicación, sino también una vía de escape de tensiones interiores y de deseos.

Su pintura se caracteriza por una fuerte personalidad, sencilla y a la vez compleja aparece en las coordenadas de un informalismo matizado, siempre, de rasgos figurativos, más o menos geométricos, que ordenan composición y colores. En las seleccionadas para la muestra utiliza  técnicas mixtas sobre lienzo o madera.

Su creación, alejada de toda corriente y tendencia artística, dinámica por excelencia y en ocasiones violenta, se compone de laberintos interiores y paisajes bidimensionales que se prestan a varios tipos de interpretación.

Los contrastes de los colores opacos y las veladuras bruscamente interrumpidas por los fuertes trazos que cortan o encierran la mancha, diseñan un rico y espectacular escenario en el que se desarrolla una composición libre con un calculado e intencionado equilibrio y un elaborado cromatismo, aunque por la frescura y la espontaneidad de su obra sea difícil apreciar estas características.

Sus obras se encuentran presentes en colecciones públicas y privadas de todo el mundo y ha invadido espacios urbanos. Su obra gráfica,distribuida internacionalmente y sus objetos de cerámica, completan la colección.

La muestra está estructurada en varios apartados:

- Pintura
- Escultura
- Obra gráfica
- Objetos (cerámica, planchas de aceros, collage…)

Todo ello acompañado de material audiovisual como apoyo al montaje expositivo.


Esta exposición pertenece a los fondos de la Fundación Casa Pintada


Horario

Martes a Sábado de 10:00 a 14:00 y de 16:30 a 19:00
Domingos y Festivos de 11:00 a 13:30
Lunes cerrado
Entrada Gratuita


Biografía Cristóbal Gabarrón

Cristóbal Gabarrón nace en Mula (Murcia) en 1945, trasladándose en 1951 a Valladolid. Desde 1986 vive y trabaja a caballo entre Estados Unidos y España.

Dedicado a la pintura ininterrumpidamente, en 1964 ofreció su primera muestra compuesta por cuadros figurativos de la naturaleza y su entorno rural, sin embargo, rápidamente evolucionó hacía la abstracción, pasando por el informalismo, hasta crear un estilo de lectura propio. A partir de esa experiencia las exposiciones se suceden en toda España e inmediatamente después comienzan las muestras en el extranjero.

A partir de los años setenta su prestigio irá incrementándose hasta llegar a estar considerado en la actualidad, por la crítica internacional, como uno de los creadores más representativos de las últimas generaciones de artistas españoles. Fernando Castro Flórez ha señalado que “desde la década de los ochenta Gabarrón ha intensificado sus planteamientos plásticos, en una estética en la que domina lo figurativo, bien es verdad que a partir de estilizaciones y deformaciones personalísimas, sin duda, su posición contextual es, una vez más, heterodoxa, en una época en la que las propuestas neoexpresionistas o transvanguardistas fueron cediendo terreno ante la ofensiva del postconceptualismo o, sobre todo, de una ortodoxia curatorial que venía a impugnar, como anacrónica, cualquier práctica caracterizada por lo representativo”.

Además de las obras citadas, destacan también otras que se han convertido en insignia de varios acontecimientos de carácter universal, como el Sello oficial conmemorativo del Año Internacional de la Paz de la WFUNA, el mural “Encuentro’92” de la Plaza de América con motivo de la Exposición Universal de Sevilla, diversas obras para el COI y su presencia en el Parlamento Europeo y en la ONU, todo lo cual le han proporcionado un eco internacional.


La Fundación Casa Pintada – Museo Cristóbal Gabarrón

La Casa Pintada de Mula fue edificada, hacia 1770, en la zona más llana de la ciudad por D. Diego María de Blaya y Molina. Se trata de una casa palaciega de tres plantas y bodega construida en base a un modelo tipológico muy común en todo el levante mediterráneo. Lo que singulariza al edificio es su fachada principal completamente decorada con esgrafiados de índole popular.

Hasta 1978, la Casa Pintada se conservaba íntegramente y el estado de los esgrafiados era razonablemente bueno. A pesar de esto, la mitad derecha del edificio ardió por un incendio provocado por razones económicas claras, que afectó a las tres plantas y posteriormente fue demolida una cuarta parte.

Tras su demolición el edificio no sufrió alteraciones importantes, salvo el desprendimiento de un fragmento de cornisa. Así, desde 1980, permanecían en pie las tres cuartas partes de la casa que incluía la escalera principal. La otra mitad era un solar en cuyo frente se conservaba un fragmento de la fachada esgrafiada.

En 1986 la Dirección General de la Vivienda pone en marcha un programa de adquisición de edificios en recintos históricos para rehabilitarlos y acondicionarlos como casas de promoción pública. De esta forma, la Comunidad Autónoma adquirió el inmueble.
Dentro de los trabajos de restauración cobraba vital importancia la recuperación de los esgrafiados desaparecidos, únicos en el ámbito murciano, al ser éstos los que conferían de una idiosincrasia especial a la casa e incluso le daban nombre. Analizando las fotografías previas al derribo se pudo constatar que la mayor parte de estos esgrafiados podían obtenerse mediante un calco de los que aún se conservaban, ya que los motivos empleados eran idénticos. Cuando este proceso hubo finalizado, apareció una sorpresa que no se esperaba en la parte baja de la fachada, unos fragmentos esgrafiados de los que no se tenía constancia, con motivos naturalistas de mayor calidad que los de la planta superior y que representaban una escena de caza. De este hallazgo parece deducirse que la fachada principal estaba en su totalidad cubierta con esgrafiados.