Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

HISTORIA

Facebook YouTube RSS Twitter

La Benalmádena Musulmana

Es en el año 711 cuando los musulmanes hacen su legada a “Spania” (nombre mantenido desde la ocupación bizantina) con una ocupación en la que predominan los pactos y la negociación frente a las armas. Una de las pocas excepciones significativas en toda la península es la resistencia llevada a cabo en Bobastro (Málaga) por Omar Ibn Hafsun hasta principios del siglo X en que es finalmente sometido. En estos momentos Benalmádena no cuenta con núcleos importantes de población y tan solo se evidencian ciertos asentamientos que no llegan a mayor categoría que la de aldea.

Hacia el siglo XI se comienza a desarrollar una estructura social en Benalmádena en torno a su núcleo urbano, ubicado en el actual pueblo, y que consistía en fortaleza y villa amurallada.

Ya en el siglo XIII es evidente la organización agraria de la población musulmana puesta de manifiesto por una parcelación geométrica de las tierras del municipio, si bien desigual debido a las innumerables barranqueras existentes, donde predomina la caña de azúcar (traída desde Oriente por los mismos árabes), los higos, la morera y la uva. Precisamente el cultivo de la morera estaba destinado a la industria de la seda, citada por algunos poetas y geógrafos de la época.

Finalmente, cabe también atribuir a estos años de ocupación musulmana la aparición del topónimo con el que hoy conocemos a nuestro municipio: Benalmádena, que según el parecer más extendido, procede de la voz árabe “Ibn-al-Madena” que quiere decir “Hijos de las Minas”.

Ibn al-Baytar

Diya al-Din Abu Mamad Abd Aliah ibn Ahmad al Andalusi al-Malaqui (el malagueño) al-Nabati (el botánico) también fue conocido como Ibn al-Baytar (el hijo del veterinario) y es posiblemente la figura histórica más relevante nacida en Benalmádena. Se trata del más interesante botánico y farmacólogo de la Edad Media.

Nació en Benalmádena en el año 1197, donde vivió su niñez y adolescencia y donde comenzó a interesarse por las plantas de su entorno y la forma de utilizarlas para curar ciertos males. Con esta inquietud viaja a fin de tener a los mejores maestros de la época, lo cual consigue fácilmente teniendo en cuenta los grandes avances de la ciencia árabe, la cultura más evolucionada de su época.

A los 24 años comienza a viajar por diversas capitales del imperio musulmán, llegando a ser Jefe de Botánicos en El Cairo y finalizando su periplo en Damasco donde llega a ser Visir con grandes honores y siendo una de las personas más influyentes de todo el territorio. Sus estudios de botánica, zoología, mineralogía y de la naturaleza del hombre le hacen publicar un elevado número de obras consideradas como guías para los sabios que le siguieron.

Tres publicaciones suyas destacan por encima de todas las demás:

“Mogni fi addwiya el Mofridat” (tratado básico sobre remedios simples) donde hace una especie de guía práctica para los médicos.

“Kitab al-Jami li-mufradat al-adwiyah wa-al-aghdhiyah” (tratado esencial sobre medicinas y alimentos) en el que hace una relación de más de 1400 ejemplos de medicinas naturales, hierbas, remedios y alimentos productos de su propia observación así como la consulta de más de 150 fuentes.

“Chami al Mofridat addwiya wa alagdiya” (colección de medicamentos simples) donde hace una relación sistemática, por orden alfabético, de sus estudios e investigaciones sobre medicamentos y alimentos contenidos en los tres reinos naturales.

Ibn al-Baytar llegó a la categoría de sabio y, según escribió uno de sus discípulos, Benalmádena no solo fue su lugar de nacimiento sino el origen de su sabiduría.

Historia de Benalmadena Historia de Benalmadena