Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

HISTORIA

Facebook YouTube RSS Twitter

El Municipio

Resumen histórico de Benalmádena


Los primeros asentamientos de los que tenemos referencia en Benalmádena datan de finales del Paleolítico Superior, tal y como se deduce de los restos encontrados en algunas cuevas del municipio/cuevas del Toro, los Botijos o la Zorrera).

Los fenicios llegan a estas costas en los siglos VII y VIII a.C. dando lugar a un intercambio de culturas que se centra en las técnicas agrícola, la ganadería y el comercio. Existen algunos restos de asentamientos fenicios en el municipio.

Posteriormente existieron asentamientos romanos de los que quedan numerosos vestigios en las zonas costeras de Benalmádena. Tiene especial relevancia las ruinas de una fábrica de salazones en el paraje de Benal-Roma y los restos de otras villas e instalaciones esqueras en las zonas de Torremuelle y Capellanía.


En este tiempo nace Ibn-Al-Baytar (1197, 1248), ilustre botánico y médico así como una personalidad relevante de la época. También de este periodo son las torres almenaras que jalonan la costa de Benalmádena y cuya misión era ser punto de vigilancia frente a los ataques de piratas que acechaban en toda la costa.

Tras una época en la que pasaron diversas culturas por Benalmádena, tuvo lugar la llegada de los árabes a quienes se debe la denominación del municipio. Se atribuye al mismo sonido árabe "Ben-al.Madina" que significa "Hijos de las minas". Esto puede ser debido a la existencia de una serie de minas en la zona de las que se extraía, ya desde los tiempos de los fenicios, mineral de hierro y, sobre todo, ocre.

Tras la reconquista por parte de los cristianos se produce un periodo oscuro en la historia de nuestro pueblo ya que esta zona se queda prácticamente despoblada por el miedo de los lugareños a los ataques procedentes del mar. En varias ocasiones se procura la repoblación del municipio pero todas ellas con poco o nulo éxito.

En estos años se producen sistemáticas destrucciones de lo que antaño fueron las fortificaciones y el castillo de Benalmádena que ocupaba el actual recinto del Muro de Benalmádena Pueblo) de forma que no ha llegado prácticamente ningún vestigio físico de la época hasta nuestros días.


Historia de Benalmadena