PERRO TECHICHI

El perro Techichi o Tepezcuintle además de servir como animal de compañía en el hogar tenía ciertas peculiaridades altamente llamativas: era mudo y calvo, ya que no podía ladrar ni tenía pelo. Debido a ello sus facultades como guardián y protector de la casa quedaban algo mermadas…. Si a esta excepcional situación añadimos la falta de proteínas de animales que sufrían los habitantes en estas zonas, es comprensible que además de tener al perro Techichi como animal de compañía, también fuera consumido como parte de la dieta habitual.

La figura del perro tuvo, además, una singular simbología. Así, este animal era el encargado de transportar el alma del difunto hasta el mundo de los muertos, pues era considerado un ser nocturno capacitado para ver los espíritus, por lo que en ocasiones era sacrificado y enterrado junto con el difunto para que le sirviera como guía por los oscuros caminos del inframundo.