Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

NOTICIAS

Facebook YouTube RSS Twitter

Alrededor de 80 alumnos del Instituto Arroyo de la Miel culminan el Curso de Soporte Vital Básico

26/05/2014 Delegación de Sanidad
Alrededor de 80 alumnos del Instituto Arroyo de la Miel culminan el Curso de Soporte Vital Básico

La concejala de Sanidad del Ayuntamiento de Benalmádena, Inmaculada Hernández, ha presidido hoy la entrega de diplomas a los cerca de 80 alumnos de 4º de Secundaria del Instituto Arroyo de la Miel que han culminado al curso de ‘Soporte Vital Básico y DESA’. La iniciativa, impulsada por el Ayuntamiento con la colaboración de la de instructores de Soporte Vital Básico del plan nacional (centros de salud y 061) y de la comunidad educativa de los distintos centros escolares participantes, así como de Policía Local y de Protección Civil, tiene como objetivo instruir a los jóvenes de 15 y 16 años para responder ante una parada cardiorrespiratoria o un atragantamiento hasta la llegada de los servicios sanitarios. El proyecto contempla también como trasladar a la máxima población posible, tanto de forma teórica como práctica, los conocimientos necesarios para llevar a cabo las maniobras de soporte vital básico (SVB) con desfibrilador semiautomático (DESA) y actuar también ante situaciones de atragantamiento en adultos y en niños.

La edil, que ha estado acompañada por el portavoz de la Policía Local, Salvador Fuentes, y por el técnico municipal sanitario Francisco Portillo, ha destacado la relevancia de una acción formativa que “se enmarca en el proyecto de convertir a Benalmádena en ciudad saludable y que permite salvar vidas y dar respuesta ante situaciones de urgencia”. “Cada año se producen en España más de 24.000 paradas cardíacas y sólo una de cada 20 sobrevive cuando sucede fuera del hospital”, ha resaltado Hernández, que ha apuntado que “los mejores resultados se logran cuando es posible hacer una desfibrilación antes de 90 segundos o, al menos, en los primeros 6 minutos tras una parada cardiorrespiratoria”. “La inmediatez en la atención a las personas que sufren paradas cardiorresporatorias no sólo pueden repercutir en salvar sus vidas sino también en que no sufran secuelas las personas que se ven afectadas por la misma”, ha añadido la concejala.