Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

NOTICIAS

Facebook YouTube RSS Twitter

El Ayuntamiento reclamará al Comedor Social 262.000 euros no justificados y remitirá al Tribunal de Cuentas el informe de fiscalización definitivo elaborado por Intervención

19/08/2014 Delegación de Economía y Hacienda
El Ayuntamiento reclamará al Comedor Social 262.000 euros no justificados y remitirá al Tribunal de Cuentas el informe de fiscalización definitivo elaborado por Intervención

El Ayuntamiento de Benalmádena ha iniciado el expediente de reintegro para reclamar a la asociación Comedor Social un total de 262.566,87 euros cuyo gasto, según el informe de fiscalización elaborado por el área de Intervención, no ha sido justificado en relación con las subvenciones públicas otorgadas a la entidad con objeto de cubrir las necesidades alimenticias de aquellas familias del municipio que en la actualidad sufren una situación de precariedad económica. El Consistorio remitirá también al Tribunal de Cuentas las conclusiones del proceso de control financiero, que, una vez culminado, establecen que no ha quedado debidamente acreditado el destino final de la citada cuantía, para cuya recuperación la Administración local ejercerá las acciones legales que sean oportunas.

Por otra parte, la alcaldesa de Benalmádena, Paloma García Gálvez, gestiona ya con distintos colectivos benéficos la firma de acuerdos para atender a las familias en situación de vulnerabilidad y emergencia social a los que proveer de alimentos. Alguno de estos convenios podría suscribirse en los próximos días con el fin de prestar de manera inmediata el servicio de comedor social y velar por los intereses de los más desfavorecidos. El Gobierno municipal presidido por García Gálvez ya hizo público la pasada semana que el único objeto del proceso de fiscalización era cumplir con la legalidad vigente, defender el dinero de los contribuyentes y proteger a los vecinos que sufren una situación de necesidad. Para el Ejecutivo local, la transparencia y la rigurosidad deben regir todas las acciones de la Administración pública, mucho más si cabe en aquellos procesos relacionados con políticas sociales que pueden afectar a familias que padecen una situación de necesidad.