Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

NOTICIAS

Facebook YouTube RSS Twitter

El mariposario de Benalmádena abrirá la próxima primavera

14/07/2009 Urbanismo
El mariposario de Benalmádena abrirá la próxima primavera

El concejal de Obras Públicas del Ayuntamiento de Benalmádena, Jesús Fortes, ha visitado el Mariposario de Benalmádena con el fin de conocer de primera mano el desarrollo de los trabajos. Según le han trasladado al edil el representante de la empresa promotora Imago Dracaena S.L., José Antonio Plaza, y el arquitecto, José Muchico, las obras han concluido y en estos momentos se está llevando a cabo el acondicionamiento de las instalaciones. En definitiva, el Mariposario de Benalmádena podría abrir sus puertas para el próximo mes de abril de 2010.


El concejal mostró su satisfacción por el buen desarrollo de los trabajos, los cuales están bastante avanzados y podrían concluir para la primavera de 2010. “El Mariposario que se está construyendo en Retamar es un concepto de recién creación y podríamos decir que es una de las últimas innovaciones en lo que a parques temáticos y zoológicos se refiere”, explicó el edil. “Consistirá en un insectario monográfico, una instalación destinada a la exhibición y reproducción de mariposas exóticas”, manifestó.


Según expresó Jesús Fortes, “el Mariposario supondrá un atractivo más que se sumará a la gran oferta turística de Benalmádena, puesto que este proyecto que se localizará en Retamar, frente a la Estupa Budista, dará la posibilidad a los visitantes de  compartir un espacio único en contacto directo con miles de mariposas que volarán en libertad”.


El Mariposario de Benalmádena se configura en un edificio acristalado, en cuyo interior se recrea un hábitat tropical en el que vuelan en libertad y en contacto directo con los visitantes cientos de mariposas exóticas procedentes de las áreas tropicales de todo el mundo, pertenecientes a las especies más espectaculares tanto por su colorido como por su tamaño.


El paisajismo interior se diseña utilizando todos los elementos propios de un bosque húmedo tales como cascadas, riachuelos, puentes colgante, lianas, etc., todo ello enmarcado en una impresionante vegetación. Las condiciones ambientales son las propias de estos ecosistemas y se mantienen mediante mecanismos de regulación automáticos.


La instalación se estructura básicamente en torno a tres áreas definidas: un jardín o área de vuelo de 930 metros cuadrados, espacio que comparten visitantes y mariposas, aproximadamente unas 2.000; un laboratorio de 220 metros cuadrados donde se lleva a cabo el control sanitario, la cuarentena, la preparación de los medios nutritivos y las labores específicas de las crías; y, por último, una sala temática de 33 metros cuadrados dedicado a la función educativa y divulgativa mediante medios audiovisuales o paneles informativos.


Uno de los objetivos principales del mariposario es el de contribuir la divulgación y al conocimiento, y familiarizar al gran público con esta clase de animales. Todas las especies que se exhibirán en el mariposario serán exóticos ya que estas son de ciclo continuo, es decir, se reproducen todo el año. No hay mariposas europeas porque su reproducción la realizan sólo durante parte del año.