Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

NOTICIAS

Facebook YouTube RSS Twitter

Talleres formativos para cuidadores de personas dependientes

23/11/2010 Asuntos Sociales
Talleres formativos para cuidadores de personas dependientes

.



La Delegación de Bienestar Social, que dirige la concejala María Josefa Márquez, está llevando a cabo unas jornadas formativas destinadas a cuidadores y cuidadoras de personas dependientes. Estos cuidadores atienden a beneficiarios de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, conocida coloquialmente como la “Ley de Dependencia”, que está destinada concretamente a los que reciben prestación económica para cuidados en el entorno familiar.



Dentro de las primeras Jornadas “Tus Servicios Sociales” se van a realizar dos ediciones de esta actividad formativa. En cada edición de éstas se llevarán a cabo talleres destinados a cuidadores de personas dependientes. En los talleres se trabajarán temas como el control del estrés y de la ansiedad, primeros auxilios, transferencias corporales o higiene personal del dependiente, entre otros. El objetivo es que los cuidadores adquieran habilidades y estrategias para afrontar lo mejor posible su quehacer diario. Estas jornadas formativas están financiadas por los Fondos FEESL 2010 (Fondo Estatal para el Empleo y Sostenibilidad Local).



“Cuando una persona se convierte en cuidador, su proyecto vital cambia, ocurren muchas transformaciones en su vida, ya que suele tener que dejar de trabajar, sus relaciones sociales se ven afectadas, no tiene tiempo para sí mismo al tener que encargarse de la alimentación del dependiente, medicación, aseo, cambios posturales, transferencias, etc”, ha manifestado la concejala.



La persona cuidadora suele dedicar prácticamente las 24 horas del día a la atención de su familiar. Los cuidadores principales contraen una gran carga física y sobre todo emocional, que les hace más vulnerables corriendo el riesgo de sufrir el síndrome del cuidador quemado, ya que al estar centrados durante un largo tiempo en las necesidades de la persona a la que cuidan, se olvidan de sus propios intereses y necesidades.



La labor del cuidador es esencial, es una figura clave para el sostenimiento del Sistema de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia (SAAD), por lo es importante que esté formado para poder ofrecer un cuidado a su familiar de calidad en su entorno y, que tenga un buen estado de salud física y emocional para poder seguir dedicándole a su familiar todo el cariño y atención que requiera.