Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información (X) Aceptar

NOTICIAS

Facebook YouTube RSS Twitter

La Policía Local salva de fallecer ahogado a un menor que practicaba surf y quedó atrapado entre las rocas

26/05/2014 Delegación de Seguridad Ciudadana y Emergencias
La Policía Local salva de fallecer ahogado a un menor que practicaba surf y quedó atrapado entre las rocas

La Policía Local de Benalmádena salvaron de fallecer ahogado a un joven menor de edad que practicaba surf y al que el fuerte oleaje estrelló contra el espigón, quedando atrapado entre las rocas. Los agentes tuvieron que izar en salvavidas al herido, de 15 años, que se encontraba en estado de shock y encontraba grandes dificultades para mantenerse a flote después de que las olas golpearan su cuerpo repetidas veces contra las piedras. La Policía auxilió además a otro surfista que también colisionó contra el malecón y que, afortunadamente, puedo agarrarse a las rocas hasta que los agentes le ayudaron para salir de la zona de peligro.

Los hechos tuvieron lugar el pasado viernes cuando los agentes prestaban servicio en el tramo del paseo marítimo de la playa de Fuente de la Salud y fueron alertados por una joven de que algunos surfistas navegaban con grandes dificultades y se encontraban en situación de riesgo como consecuencia del fuerte oleaje, que les estaba arrastrando hacia las rocas del Puerto Deportivo. Mientras se dirigían hacia el malecón, los policías solicitaron apoyo de otras unidades con material de salvamento y de los servicios de emergencia y se hicieron además con flotadores y cuerdas. Una vez personados en el extremo este del malecón del puerto, comprobaron que un joven se encontraba en un hueco entre las rocas, mientras que otro surfista luchaba sobre su tabla contra el oleaje para no chocar contra el espigón.

Los agentes constataron que el joven atrapado entre las piedras se hallaba en una situación de grave riesgo, dado que las olas golpeaban su cuerpo de manera repetida contra los elementos de hormigón, se mostraba sin fuerzas, desorientado y en estado de shock. Además, el menor desaparecía de la vista de los policías cuando el oleaje lo llevaba al fondo del hueco en el que se encontraba y el agua le cubría totalmente su cuerpo. El surfista no conseguía asirse a la cuerda que le habían lanzado y los agentes benalmadenses no podían descender hasta su ubicación debido a los envites del temporal –las olas superaban incluso la altura del espigón- el firme irregular de las rocas y el desnivel existente. Optaron por atar un salvavidas a la cuerda y, una vez que el joven logró introducirse en el mismo, consiguieron sacarlo con la colaboración de otra patrulla de refuerzo que se había personado en el lugar y de otras personas que se encontraban en dicho enclave prestando su ayuda.

Cuando lo izaron el joven se encontraba semiinsconciente y presentaba múltiples heridas en el rostro y en las extremidades, así como síntomas de haber tragado agua ya que vomitaba de forma repetida. El menor se quejaba además del pecho y el abdomen. La Policía Local, junto a agentes de la Guardia Civil del Mar, hicieron uso de una tabla de surf a modo de camilla para inmovilizar al joven hasta la llegada de los servicios sanitarios, que trasladaron al herido al Hospital Clínico Universitario de Málaga, donde fue atendido de una bolsa de aire en un pulmón, heridas internas en los riñones, hematomas y coágulos en el rostro, múltiples cortes en los pies y erosiones en las extremidades.

El otro surfista, de 48 años de edad, colisionó contra el malecón tras luchar contra la marea. El choque tuvo lugar a unos 50 de metros del enclave en el que se encontraba atrapado el menor, pero en esta ocasión el hombre consiguió mantenerse sobre las piedras y, con la ayuda de los agentes y de otras personas, salió de la zona de peligro. Fue atendido por los servicios médicos de heridas de carácter leve en manos y pies.