El Puerto Deportivo de Benalmádena renueva por segundo año consecutivo sus tres calificaciones de calidad, según norma ISO
Delegación puerto

El Puerto Deportivo de Benalmádena renueva por segundo año consecutivo sus tres calificaciones de calidad, según norma ISO

La Empresa Municipal del Puerto Deportivo de Benalmádena, tras ser objeto de una auditoría de sus sistemas de trabajo por parte de la empresa internacional Bureau Veritas, ha renovado, por segundo año consecutivo, sus certificados de calidad ISO 9001 en materia de gestión, ISO 14001, en materia de buenas prácticas medioambientales y OHSAS 18001, en materia de seguridad.
El gerente del Puerto, Manuel J. Jiménez, ha puesto en valor la obtención de estas certificaciones, que ostenta desde Junio de 2015, dado que aportan a la empresa municipal una serie de beneficios. “Aumenta de confianza por parte de usuarios y clientes, se incrementa la motivación del personal o la optimización de sus posibilidades para la obtención de nuevas distinciones y reconocimientos en próximos ejercicios, como la Bandera Azul que ya hemos renovado este año, además de que contribuyen a prestigiar al Puerto en su conjunto”, ha explicado Jiménez.
Técnicos de la empresa municipal portuaria explicaron que la inspección realizada, que valoró las buenas prácticas, los procesos, el funcionamiento de la empresa o la gestión medioambiental respetuosa y en materia de seguridad, entre otras variables, sitúa al Puerto en una posición muy ventajosa de cara al mes de Mayo de 2018, momento en que deberá adaptarse a la entrada en vigor de una nueva normativa además de optar, nuevamente, a la Bandera Azul portuaria, que renovaría ya por tercer año consecutivo.
ISO 9001 es la herramienta de gestión de la calidad más extendida en el mundo con más de 1,1 millones de certificados en 187 países. En cuanto a la ISO 14001, ayuda a prevenir los impactos ambientales, utilizando los medios necesarios para evitarlos, reducirlos o controlarlos; pero siempre en equilibrio con la racionalidad socioeconómica y apostando por la mejora continua. Se trata, también en este caso, de la herramienta de gestión ambiental más extendida en el mundo, con más de 300.000 organizaciones que la aplican en 167 países.