EL EQUIPO DE GOBIERNO ELIMINA EL REQUISITO DE ABONAR EL 25% DE LA DEUDA PARA EL APLAZAMIENTO DE CUALQUIER DEUDA TRIBUTARIA
Delegación de economía y hacienda

EL EQUIPO DE GOBIERNO ELIMINA EL REQUISITO DE ABONAR EL 25% DE LA DEUDA PARA EL APLAZAMIENTO DE CUALQUIER DEUDA TRIBUTARIA

El equipo de gobierno ha apostado por una modificación de las bases de ejecución del presupuesto municipal para 2020, encaminada a eliminar el requisito de abonar el 25% de la deuda para solicitar un aplazamiento del pago de cualquier deuda tributaria). “Esta modificación se encuentra en el marco de las medidas tributarias urgentes y extraordinarias para hacer frente al impacto económico de la pandemia del COVID-19”, ha explicado el alcalde de Benalmádena, Víctor Navas.

El aplazamiento y bonificación de determinados impuestos supone una de las principales herramientas establecidas desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento como recurso extraordinario para aliviar la presión fiscal sobre la ciudadanía en la compleja e incierta coyuntura económica generada por la crisis sanitaria del coronavirus.

“Una vez se publique entorno a finales de mayo en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) esta modificación de las bases de ejecución del presupuesto de 2020, los ciudadanos podrán solicitar el aplazamiento del pago de cualquier deuda tributaria sin tener que adelantar el 25% de la deuda aplazada”, ha explicado Navas.

“Esta modificación de las bases de ejecución del presupuesto de 2020 no entrará en vigor el 1 de mayo, cuando se inicia el periodo de pago voluntario, sino tras su publicación en el BOP: hemos trabajando para tenerla lista cuanto antes, pero es un trámite que requiere diversos informes técnicos previos”, ha insistido el alcalde.

El alcalde ha querido aclarar un matiz sobre dicho aplazamiento. “De forma previa a la solicitud, el contribuyente debe aportar el 10% de la deuda aplazada (si no es superior a 30.000 euros) en lugar del 25%, un requisito que hemos modificado en las bases de ejecución del presupuesto”, ha precisado. “En caso de que la deuda aplazada sea inferior a 3.000 euros, no deberá adelantar nada”, ha anunciado.

El alcalde ha vuelto a realizar un llamamiento para que los contribuyentes “con mayor fortaleza económica abonen el IBI en los primeros meses: supone un gesto de gran solidaridad con los más desfavorecidos, ya que aportará a las arcas municipales mayor liquidez para que el Ayuntamiento pueda afrontar los servicios y medidas extraordinarias que requieren esta situación de crisis”.

El 5 de junio será la fecha en la que se girará el primer recibo del IBI de este 2020, atrasándose así un mes respecto al habitual calendario del contribuyente, en el que se pasaba el primer recibo el 5 de mayo.

De igual forma, la fecha del giro del segundo recibo del IBI se retrasará hasta el 5 de agosto. “La fecha de emisión del tercer giro se mantendrá el 7 de septiembre para evitar su coincidencia con otros impuestos, como del vados o el de vehículos de tracción mecánica”, ha matizado el alcalde.

Navas ha recordado que durante el periodo de pago voluntario del IBI, que va del 1 de mayo al 18 de octubre, se podrán devolver recibos al banco sin intereses de demora “siempre que se acaben abonando posteriormente dentro de dicho periodo de pago voluntario, ya que si se pagan tras su finalización sí tendrían intereses”.

“En el actual estado de alarma, como gobierno municipal tenemos la obligación de demostrar una especial sensibilidad hacia la ciudadanía, en un momento en el que la crisis sanitaria ha modificado de forma dramática sus expectativas financieras”, ha valorado el alcalde de Benalmádena, Víctor Navas.

En este sentido, Navas ha anunciado que desde Servicios Sociales se convocará una bolsa de ayudas para las economías más sensibles, “con el objetivo de subvencionar el pago del IBI a las personas que lo soliciten y cumplan con los requisitos fijados por los técnicos de Servicios Sociales para conceder las ayudas”.

El concejal de Economía y Hacienda, Manuel Arroyo, ha recordado otras iniciativas extraordinarias en el ámbito fiscal que han planteado para aliviar, en la medida de lo posible, las cargas económicas sobre los ciudadanos y familias de Benalmádena, especialmente las más vulnerables.

“Como recurso de apoyo al tejido empresarial, también planteamos el aplazamiento de hasta 30.000 € de deudas tributarias por un periodo de 6 meses, y tres de carencia, para pymes y autónomos”, ha destacado Arroyo.

“Son medidas cercanas a las peticiones de colectivos afectados, vecinos y empresarios, y suponen un esfuerzo importante debido a la merma en los ingresos de la institución ocasionados por la actual crisis sanitaria”, ha apuntado Arroyo.