BENALROMA


Esta villa, localizada también en primera línea de costa, fue excavada a partir de los años 80. Los trabajos arqueológicos pusieron al descubierto los restos pertenecientes a una villae cuyos orígenes debieron ser los inicios del siglo I d.C. A tenor del estudio de los depósitos, se pudo concluir que un gran número de estancias así como la fuente principal que atravesaba la zona ajardinada de la villa debieron presentar una rica decoración a base de estucos pintados, mosaicos parietales y mármoles. Hacia el siglo III d.C. sufrirá una transformación para ser ocupada con una finalidad exclusivamente industrial hasta el último cuarto del siglo IV d.C. Los restos anfóricos encontrados en la villa ponen de manifiesto la importante actividad económica relacionada con la producción de salazones y garum que debió desarrollarse. Además de cerámicas comunes se recuperaron fragmentos de campaniense C, terra sigillata itálica, gálica e hispánica.

Las estructuras de la villa están fabricadas con mampostería trabadas con barro aunque también se ha documentado en algunas zonas fábricas con alternancia de paños de mampuestos intercalados con sillares de arenisca que recuerdan el conocido sistema constructivo de opus africanum.

Junto a las investigaciones arqueológicas realizadas in situ, las recientes excavaciones efectuadas en el cercano complejo industrial de "Los Molinillos" han sido determinantes para conocer algunos aspectos como el abastecimiento de cerámicas producidas en el alfar a partir de los inicios del siglo III d.C. entre la que podemos encontrar las cazuelas de imitación de las africanas y algunos tipos de ánforas para salazón.