MESOAMÉRICA

En Mesoamérica se desarrolló la agricultura del maíz que enseguida se extendió hacia Sudamérica y fue la base de su alimentación; también lo fueron la judía o fríjol y la calabaza. Fueron importantes el pimiento y el aguacate. Fueron productos refinados el tomate o el cacao, reservado a las élites y su grano usado como moneda.

Hacia el 2.500 a.C. se inicia el Periodo Preclásico. Se establecen los primeros poblados permanentes con agricultura estable. Hacia el 1200 se inician obras hidráulicas para mejorar los cultivos. Se sientan las bases religiosas y políticas de Mesoamérica con la cultura Olmeca cuyo centro está en la costa sur del Golfo de México, desarrollándose bajo su influencia pequeñas ciudades estados que dominaban una zona amplia. Los enterramientos en México central son cada vez más ricos y son muy frecuentes las pequeñas figuras femeninas de fertilidad. El Occidente de México, que comercia con Centro y Sudamérica, desarrolla unas características propias.

En el Periodo Clásico (200 - 900 d.C.) la gran ciudad de Teotihuacan domina política y comercialmente Mesoamérica hasta su caída hacia el 600 d.C. Las ciudades estados mayas están en su mejor momento. Es un periodo de auge que será luego recordado en las crónicas posteriores. Se construyen palacios, grandes plazas, campos de juego de pelota, templos monumentales: grandes escalonamientos y arriba el adoratorio de la divinidad.

A lo largo de varios siglos, sucesivas invasiones de pueblos nómadas del norte destruyeron ciudades. Los reinos mayas se colapsaron por causas todavía mal conocidas. A finales del Periodo Postclásico (900-1500) un pueblo nómada, los mexicas o aztecas, se estableció a orillas de un lago hoy desecado y fundó la ciudad de Tenochtitlan, hoy México capital, que creció hasta dominar todas creando el imperio azteca.